El cuidado de los tulipanes es muy sencillo, simplemente depende de dos factores como la mayoría de las flores naturales. La primera es la temperatura, ya que si le das bastante calor los pétalos de tulipanes se abrirán de forma apreciable, pero si, a continuación lo colocas en un lugar fresco los pétalos se volverán a cerrar. El segundo factor es el cambio de agua en el que se incluye un corte de la superficie de los tallos, lo recomendable es cortar los tallos de forma inclinada para que la flor pueda absorber más agua fría.

Para el cuidado de esta bella flor, al igual que los tulipanes, tienen características similares en cuanto a su relación con el sol y la temperatura, por defecto la flor del ranúnculo estará cerrada y tendrá forma de esfera, a medida que pasen los días se irá abriendo poco a poco, tendrás que realizar el cambio de agua y corte diariamente en épocas de calor y cada dos días en épocas frías. Es una flor que requiere claridad es decir luz indirecta por lo que la luz del sol la abre rápidamente provocando su corta duración.

Para su cuidado tendremos en cuenta la temperatura ya que es muy susceptible y tiende a marchitarse con rapidez con temperaturas altas (20º-17º), siendo lo contrario con temperaturas bajas (15º-10º. El cambio de agua deberá realizarse tres veces por semana en verano y dos en otoño-invierno. Su tallo se asemeja al de las gerberas, en la dureza y firmeza, ambas presentan pequeños filamentos a modo de fibras rodeando todo el tallo hasta llegar a la parte superior de la flor.

Abrir chat
1
¿Alguna duda?
Mercado de Flores Madrid 🌷
Hola, ¿Cómo puedo ayudarte?